¿Quieres salir en la primera página de Google? ¡Aprende cómo hacerlo!

Te proponemos este escenario: tú tienes una tienda online y estás intentando mejorar tu web. Recibes algo de tráfico y te han comprado algunos nuevos clientes, pero las cifras aún están muy lejos de tus objetivos y expectativas. Lo primero que debes pensar es que, si demasiada poca gente conoce tu web, ¿cómo van a saber todo lo que puedes ofrecerles?

Es evidente que la optimización del posicionamiento en los buscadores y la obtención de tráfico orgánico ha sido y sigue siendo una preocupación importantísima para los propietarios de sitios web durante más de dos décadas. El tráfico orgánico es como el oxígeno para los sitios web: indispensable para su supervivencia. La buena noticia aquí es que, con una estrategia SEO sólida, es totalmente posible incrementar tu tráfico orgánico y, en consecuencia, tu número de clientes y ventas.

La mala noticia, sin embargo, es que trabajar el SEO de tu web no es tan simple como parece. Tampoco es una acción que haya que realizar una sola vez, sino que el SEO tiene que ser una tarea continua y permanente de tu plan de marketing y, lamentablemente, muchas pequeñas empresas a menudo se sienten desbordadas y no saben cómo hacer frente a todas estas tareas de SEO.

En este artículo recopilamos algunos de los mejores consejos, trucos y tácticas para ayudarte a trabajar en el SEO de tu web. También hemos incluido algunas herramientas que puedes utilizar y que te ayudarán a realizar este trabajo.

Al final del artículo, sabrás:

  • Cómo averiguar palabras clave
  • Principios de SEO en la página
  • SEO técnico


Cómo averiguar palabras clave

La investigación de palabras clave es sinónimo de SEO. Existen herramientas que te ayudan a averiguar las palabras exactas que los usuarios escriben en Google y que tienen que ver con tu negocio. Si sabes qué palabras utilizan para buscar los servicios o productos que tú ofreces, podrás incluirlas en tu web y de esta manera te encontrarán más fácilmente. Es absolutamente necesario “hablar el idioma” de tus clientes potenciales y usar el mismo léxico que ellos.

Al final es tan fácil y tan difícil como que tu texto (contenido) tenga la respuesta exacta de lo que están preguntando en el buscador.

Una vez que hayas sacado una lista de las palabras clave más utilizadas relacionadas con tu negocio, puedes empezar a usarlas en el SEO en tu web, incluyéndolas en tu contenido y creando nuevas páginas con contenido relacionado con estas palabras.

Ahora bien, es importante que sepas que no puedes abusar poniendo palabras clave por doquier, ya esto es considerado una mala práctica de SEO (en inglés, esta mala praxis se denomina “keyword stuffing”) y podrías sufrir una penalización por sobreoptimización de tu web. ¡Sé natural!

1. Haz una lista de los temas que cubre tu sitio web

Haz una lista de todos los temas de los que tratas en tu sitio web. Agrupa estas ideas en grupos de ideas más amplios. Si eres un blogger, entonces tendrás un grupo para cada tema principal sobre el que escribas (por ejemplo, últimas noticias sobre fútbol, baloncesto, etc.).

2. Encuentra palabras clave para tu web

Una vez que tenga estos temas, empieza a expandirlos en una lista de palabras clave. Toma un tema cada vez y piensa en todas las formas en las que los usuarios del buscador podrían buscarlos. Elige con qué palabras te gustaría que se clasificara tu web.

Las palabras clave de tu web serán tomadas por el motor de búsqueda como referente, es decir, que interpretará que tu web es una fuente relevante para cubrir un tema concreto.

De nuevo, no repitas palabras clave sistemáticamente, es mucho mejor usar sinónimos desarrollando un lenguaje natural. Lo importante es que Google entienda exactamente el tema del que trata la página en cuestión.

Hay herramientas como SEMrush y Serpstat que te permitirán ejecutar informes gratuitos y te proporcionarán una fotografía de las palabras clave para las que tu web está clasificada.

 3. Utiliza las búsquedas relacionadas para expandir tus objetivos de palabras clave

Cuando realizas una búsqueda, Google te muestra las búsquedas relacionadas en la parte inferior. Mira cuáles puedes usar para mejorar tu contenido.

Además, puedes obtener muchas ideas utilizando la funcionalidad de autocompletado de Google: son sugerencias a tu búsqueda cuando empiezas a escribir algo en el buscador. La razón por la que aparecen estas sugerencias es que Google está observando que son búsquedas frecuentes.

Luego hay herramientas como Ubersuggest, que te permiten introducir tu palabra clave de inicio y compartir las diferentes variantes de la misma en base a búsquedas reales.
Por último, te presentamos otro tipo de herramienta como Answer The Public donde, más allá de las palabras clave, puedes ver qué tipo de preguntas se hacen en los buscadores. Answer the Public también te puede ayudar mucho a la hora de obtener ideas sobre qué escribir en un blog.

Principios de SEO en la página

Como propietario de un sitio web, debes mejorar siempre el contenido de tu página sin perder de vista las búsquedas que realizan los usuarios: de esta manera conseguirás aumentar el tráfico de tu web, ya que el contenido de ésta será más relevante (ya que ha sido adaptado a las búsquedas). El objetivo es tener una web que ayude al usuario a lograr su objetivo: obtener una respuesta a su búsqueda.

1. Optimiza las metaetiquetas de título

La metaetiqueta del título (metatitle) es el enlace azul de los resultados de búsqueda y se muestra como el encabezado principal cuando una página se comparte en las redes sociales. Esto te da la oportunidad de optimizarlo de dos maneras.

En primer lugar, podemos poner nuestras palabras clave principales en el tema, preferiblemente al principio para decirles a los motores de búsqueda de qué trata la página.

En segundo lugar, podemos escribir títulos atractivos e interesantes que llamen la atención. Destacarse en los resultados de búsqueda de esta manera puede ayudarnos a obtener clics adicionales.

La manera de comenzar aquí es ir a través de todas tus páginas y mirar los títulos. Cada página debe tener una etiqueta de título única y no debe ser demasiado larga, idealmente debe tener entre 50 y 65 caracteres.
Lee aquí más información sobre Cómo optimizar la etiqueta de título para atraer más tráfico de Google.

La importancia del metatag title o metaetiqueta de título es clave, siendo uno de los aspectos más importantes e el SEO de una web. Google utiliza los metatitles para crear su índice, ya que el buscador no indexa sitios web enteros sino páginas sueltas, y para ello se guía del title: para entendernos, es como si Google creara el índice de un libro.
Por esta razón es muy importante que el metatag title sea muy descriptivo de lo que el usuario encontrará en aquella página en concreto y que las palabras clave que contenga estén situadas cuanto más a la izquierda mejor. También es importante que cada title de cada página sea único, ya que, de lo contrario, Google indexará solo una página de las que tienen los meta títulos repetidos y obviará las demás.

Sin una buena metaetiqueta de título, difícilmente una página será indexada y, por tanto, no se posicionará en el buscador.

2. Optimiza las metaetiquetas de descripción

La meta descripción (metatag description) es el pequeño párrafo de texto que aparece debajo del título de una página en los resultados de búsqueda. Se trata de una síntesis de lo que el usuario encontrará en la página.

Las meta descripciones no cuentan como un factor de clasificación, pero sí influyen en las tasas de clics y eso ayuda a las clasificaciones de búsqueda de tu sitio web.
Vamos a desarrollar esta idea: si bien la meta descripción es un factor de visibilidad y no de posicionamiento directo, es muy importante trabajar-las bien, ya que de esta manera aumentará el CTR (tasa de clics) y esto sí que favorece al posicionamiento. Es por eso que es útil pasar tiempo revisándolas y escribiendo las mejores meta descripciones posibles.

Otro motivo de peso para trabajar las metadescriptions es que, si no lo hacemos y dejamos este campo vacío, Google mostrará en su resultado el fragmento de texto que a él le parezca y no siempre será el más deseado.

He aquí un ejemplo de meta descripción que no describe el contenido de la página ni aporta valor: probablemente se dejó este campo vacío y Google tomó cualquier frase de la página para su meta descripción:

En este caso, puede que a Inditex no le haya perjudicado mucho el no haber puesto meta descripción en su página, pero para la web de un pequeño comerciante, estos fallos pueden resultar muy penalizantes.

Finalmente, hay que tener en cuenta que la meta descripción también tiene que tener una longitud adecuada, que actualmente está entorno a unos 155 caracteres (aunque esta cifra va cambiando según los cambios que va introduciendo Google).

Para saber si nuestros metatitles y metadescriptions tienen la longitud adecuada, podemos utilizar la herramienta https://seomofo.com/snippet-optimizer.html, que te ayudará a redactar títulos y descripciones de longitud correcta.

Lee aquí más información sobre Cómo crear meta descripciones que atraigan clics.

3. Presta atención a las URLs de tu página

Como regla general, las URLs de las páginas de tu web deben ser cortas, simples, legibles y ricas en palabras clave para contribuir al SEO. Una de las URLs principales que debes elegir es el nombre de dominio de tu web, ya que éste determinará las URLs de las demás páginas de la web.

En cuanto a la composición de URLs, se desaconseja el uso de parámetros, es decir, de variables a la URL principal. En este ejemplo, los parámetros son la parte en negrita: www.tienda.com/camisetas?color=rojo&precio-desde=40&precio-hasta=60

En muchos casos es difícil conseguir que las URLs no tengan parámetros,  sobre todo en el caso de las tiendas online, donde un mismo producto puede tener muchas variaciones de color, talla, precio, etc.
La solución en este caso es decirle a Google a través de Google Webmaster Tools > Rastreo > Parámetros de URL qué parámetros debe ignorar cuando indexe las páginas de tu web.

Otra buena práctica para tener URLs interesantes es buscar extensiones de dominio que se identifiquen con la marca. Por ejemplo, si tienes una empresa tecnológica, escoge un dominio .TECH (por ejemplo: www.miempresa.tech), si es una tienda online puedes tener como extensión el .STORE o el .TIENDA. Si no estás seguro de qué extensión de dominio rico en palabras clave elegir, entonces decántate por una extensión más genérica como .ONLINE, .SITE o .WEBSITE o .SPACE (por ejemplo, www.misuperweb.online).

Estas nuevas extensiones de dominio no solo hacen que tus dominios contengan palabras clave, sino que también transmiten tu concepto de empresa a tu público objetivo incluso antes de que visite tu web.

Sin embargo, recomendamos también disponer del dominio .com y del dominio del país en el que te quieras posicionar, por ejemplo, el .es si quieres salir en las búsquedas de España, el .fr si deseas posicionarte en Francia, etc.

4. Optimiza las imágenes de tu web

También hay mucho por hacer en cuanto a optimización de imágenes de una web. Además de asegurarte de que las imágenes de tu sitio sean atractivas, reduce su tamaño al mínimo para que la web cargue más rápido (otro factor que contribuye positivamente en el posicionamiento de una web). Pon un nombre descriptivo al archivo de la imagen y usa el texto alternativo (Alt Text) para proporcionar un texto descriptivo con el fin de que los motores de búsqueda sepan de qué trata la imagen.

Otra ventaja de que las imágenes tengan un nombre descriptivo y de rellenar el Alt Text es que, de esta manera, serán posicionadas en el algoritmo de imágenes y podrían salir las miniaturas en los resultados de búsqueda. Esto, además, es muy útil para conseguir más tráfico en tu web, ya que es habitual entrar en una web a partir de la imagen que has clicado en Google.

5. Crea un buen contenido

Revisa todo el contenido que presentas en tu web y pregúntate si cubre suficientemente bien la temática que te ocupa, si el contenido aborda todas las palabras clave relevantes y si estás aportando contenido de valor a la audiencia: ¿es original, de calidad y atractivo?

Los motores de búsqueda adoran el contenido de calidad, así que, si quieres seducirlos y ser premiado con un mejor posicionamiento, deberás ofrecer en tu sitio contenido de primera.

Consejo: escribe para las personas y luego optimiza para los buscadores y no al revés. El contenido tiene que ser lo más natural posible. Resuelve problemas, proporciona información y verás cómo mejora tu ranking en los buscadores.

SEO técnico

El SEO técnico se ocupa de las opciones de optimización técnica de una web analizando cómo los motores de búsqueda rastrean e indexan las páginas de una web y qué aspectos técnicos del sitio influyen en el posicionamiento (código fuente, sistemas operativos, configuraciones del servidor, etc.).

1. Analiza cómo Google ve tu sitio web

Descubre cómo se ve tu web con los ojos de Google. Hay dos maneras de hacer esto:

En primer lugar, introduce tu web en BROWSEO. Esta herramienta muestra todas las meta etiquetas y contenido de una web eliminando todos los elementos de diseño. Si observas que falta algún contenido de tu sitio, podría ser un indicio de que los motores de búsqueda no pueden leerlo y debes solventarlo cuanto antes.

La segunda opción es, obviamente, una consola de búsqueda. La herramienta Fetch and Render te permite introducir la URL de tu sitio y seleccionar si quieres ver la versión de escritorio o la versión móvil y te muestra cómo Google interpreta la página.

Screaming Frog es otra útil herramienta que te ayudará a detectar también muchos de los aspectos técnicos que debes optimizar. De hecho, el aspecto técnico de una web es el primer chequeo que habría que hacer.

2. Optimiza tu web para móviles

Asegúrate de que tu web es compatible con dispositivos móviles como smartphones o tablets, ya que éste es un factor muy importante para los motores de búsqueda. Google premia a los sitios que proporcionan una gran experiencia móvil. Prueba tu sitio en dispositivos móviles y asegúrate de que funciona óptimamente, ya que esto favorecerá su posicionamiento en los buscadores.

Otra comprobación que puedes hacer es verificar si Google considera que tu web es apta para la navegación móvil y si ya estás en el mobile first indexing: esta información te la da Google Search Console. Si Google no te considera tu web apta para navegación desde el móvil, difícilmente saldrás en los resultados de búsqueda desde el móvil.

Esta es la pantalla que verás en Google Search Console si tu web es apta para navegación desde dispositivos móviles:

3.Asegúrate de que tu web es rápida

Las webs que se cargan lentamente generan mucha frustración en los visitantes, que suelen perder la paciencia y abandonar la navegación por el sitio. El abandono de la web por parte de los usuarios se denomina “rebote”, y la tasa de rebote también es un baremo que Google tiene en cuenta a la hora de posicionar una web. Así pues, un índice de rebote alto perjudicará el posicionamiento del sitio porque Google interpreta que el contenido no es relevante, por lo que automáticamente le concede menos visibilidad.

Con la ayuda de herramientas como PageSpeed Insights o la prueba de velocidad de Pingdom, podrás revisar el funcionamiento y carga de tu sitio y corregir los puntos débiles detectados por estas herramientas.

También te recomendamos además GTmetrix, que te desglosa punto por punto las mejoras que puedes hacer e incluso te proporciona la versión optimizada de tus imágenes.

4. Revisa mensualmente el SEO de tu web

En este caso Google Search Console hará el trabajo por ti. Esta aplicación de Google incluye una serie de herramientas que te permiten monitorizar el posicionamiento de tu web para poder ir optimizándolo.

La herramienta te señalará posibles errores, detectará problemas de seguridad, te dirá qué páginas de tu web son las que tienen más éxito, etc.

Por supuesto Google Analytics también es una herramienta imprescindible para cualquier web, ya que te da información sobre el tipo de usuarios que visita tu web, por dónde han entrado, desde qué países, con qué sistema operativo, qué páginas son las más visitadas, qué enlaces los más clicados… Te da información muy valiosa sobre cómo se comportan los usuarios en tu web.

Analizando esta información, puedes optimizar muchísimo el contenido de tu web.

5. Arregla los enlaces rotos

El que un visitante de tu sitio pueda clicar en un enlace y encontrarse con el clásico “página no encontrada” es perjudicial tanto para el posicionamiento de tu web como para la imagen de tu empresa, ya que tener enlaces rotos en una web denota dejadez o inexperiencia.

A nivel de SEO, tener enlaces rotos en una web es muy negativo. La cosa funciona de la siguiente manera: cuando el robot o araña de Google rastrea tu web, va saltando de página en página gracias a los enlaces internos. En el momento en que se encuentra con un enlace roto, deja de “saltar” y el rastreo se detiene allí, obviando el resto de las páginas.

Por eso es vital revisar regularmente tu web en busca de enlaces rotos. Google Search Console puede alertarte de estos enlaces rotos, pero también puedes usar un rastreador web como Scremingfrog de manera periódica en busca de estos enlaces.

Conclusión

Hemos intentado concienciarte de la importancia del SEO para el éxito online de tu negocio y darte unos consejos para que empieces a trabajar activamente en el posicionamiento de tu web en los buscadores. Aun así, este artículo recoge solo algunos de los factores más generales que contribuyen al SEO de una web, quedando aún un sinfín de elementos más a tener en cuenta.

Recuerda que el SEO es un trabajo de hormiguita y que no obtendrás resultados de manera inmediata. Se trata de tener constancia y paciencia, pero ten por seguro que, si lo haces bien, tu perseverancia dará frutos y acabarás viendo unos resultados a medio/largo plazo muy estables.

Fuente: escueladeinternet.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *